Protege tu inyectora de plástico con la eliminación de óxido y contaminantes de los chillers

Para gran cantidad de trabajos realizados por inyectoras de plástico, el proceso de enfriamiento de la máquina es fundamental y ocupa bastante tiempo del ciclo de trabajo. Esta etapa de enfriamiento comienza al finalizar la fase de inyección de plástico.

El periodo de enfriamiento de la inyectora de plástico comienza cuando chorros de agua de refrigeración circulan por el sistema hasta los chillers, para enfriar el aceite caliente.

La importancia de esta fase del proceso, así como el tiempo que requiere, la convierte en un aspecto crítico y, por lo tanto, requiere de atención por parte de los jefes de mantenimiento de la planta para garantizar el correcto desarrollo del proceso.

Si esta fase de enfriamiento no se produce correctamente porque el agua de refrigeramiento está mal filtrada, se corre el riesgo de producir manchas o piezas deformadas, que acabarán siendo rechazadas con el sobrecoste correspondiente para la empresa.

Nuestra solución: la eliminación de óxido y contaminante de los chillers

Los chillers son una parte fundamental de las inyectoras de plástico ya que, durante la fase en la que se produce el enfriamiento y el agua pasa por el sistema, se provocan oxidaciones que, mal tratadas, pueden estropear el resultado final.

Si el agua refrigerante está contaminada, no realizará correctamente su función de enfriamiento ya que no permitirá un adecuado intercambio térmico. Además, esa contaminación puede quedarse en las líneas de la máquina y deteriorar el sistema de inyección.

Para que eso no ocurra, en Grupo Cartés contamos con una solución técnica: la eliminación de óxidos y otros contaminantes y de tratamientos de aguas en los sistemas de refrigeración.

Nuestros expertos colocan filtros con imán en la línea o a la entrada o salida del chiller para reducir el nivel de contaminación del agua encargada de enfriar la inyectora. De esta manera, todos los óxidos que se generan quedan atrapados en el imán y no pasan al circuito.

Periódicamente, nuestros profesionales extraen el imán para su limpieza y conservar su eficiencia.

Sumado a esto, añadimos un doble filtro que permita eliminar las partículas de contaminación que puedan encontrarse en el agua.

Los beneficios de nuestra solución para la planta de inyección se pueden resumir en:

  • Una mejora de la eficiencia de los chillers.
  • Mejora de la eficiencia energética.
  • Se evitan paradas en la producción por mantenimiento.

Un mal procedimiento de enfriado en las inyectoras por una mala filtración del agua de refrigeración es un problema común extendido en las plantas de inyección de plástico. Sin embargo, son poco conocidos los perjuicios que esto puede conllevar y no es sencillo encontrar soluciones técnicas que eviten la rotura de los chillers o, incluso, de la misma inyectora.

Sin embargo, en Grupo Cartés somos conscientes de esta problemática y, por ese motivo, proponemos soluciones integrales desde la filtración para mejorar la eficiencia y seguridad en los procesos de inyección de plástico.