Contador de partículas para aire en cabinas de pintado y barnizado

En Grupo Cartés buscamos crecer y mejorar a través de la especialización y la búsqueda de nuevas soluciones. Por ello, nuestro equipo continúa trabajando para profundizar más y más en la filtración y así prestar un servicio mejor a nuestros clientes.

Desde cada departamento, trabajamos cada día para desarrollar nuevos servicios, nuevas gamas de producto, nuevas soluciones tecnológicas y, por supuesto, para estar más cerca de nuestros clientes.

La calidad del aire: una necesidad en las cabinas de pintura

Las cabinas de pintura necesitan grandes cantidades de aire por motivos de fiabilidad operacional. Sin embargo, esta tendencia hacia productos con mejores acabados ha convertido en un problema importante la contaminación por partículas en el aire de las cabinas de pintura. 

El aire dentro de la cabina debe mantenerse limpio para lograr un resultado óptimo durante el proceso de pintado, ya que las partículas en suspensión pueden afectar a la forma en la que la pintura se adhiere a las superficies y, por tanto, provocar un acabado imperfecto al finalizar el trabajo. 

Los contaminantes más habituales que se suelen encontrar en estos habitáculos están entre la propia vestimenta de los operarios o tienen como causa la ineficiencia de la filtración de la cabina. Estas partículas pueden provocar imperfecciones que afectan a la calidad acabado de los trabajos e, incluso, a la eficiencia energética de la propia cabina de pintura. 

Un mal acabado en la pintura de una pieza puede provocar un rechazo por parte del cliente o incluso suponer la parada de toda la línea de producción, si este desperfecto se ha mantenido constante en todos los trabajos. 

La repetición genera importantes costes para las industrias que realizan esta tarea, que no se pueden permitir la devolución o rechazo de piezas a riesgo de acabar no siendo rentables. Incluso, si se trata de un empresa contratada para la pintura de piezas de un tercero -por ejemplo, en la industria de Automoción-, puede suponer una penalización si determinado número de sus trabajos les son devueltos por un mal acabado e, incluso, la pérdida de la homologación como proveedor del cliente.

Por otro lado, si se produce la parada de la línea de producción, al tener que sustituir una pieza del sistema, también se genera una gran pérdida económica para la empresa al verse reducida notablemente su productividad.

Nuestra solución: el servicio de detección y contaje de partículas

El servicio de detección y contaje de partículas en el interior de cabinas de pintura es una de las soluciones exclusivas con las que cuenta Grupo Cartés para monitorear la calidad del aire interior de estas, ya que permite medir la concentración de partículas en las corrientes de aire que entran, así como su tamaño. 

Los contaminantes del aire proceden de diversas fuentes. Por ejemplo, pelo de los operarios, fibras del material y ropa de trabajo o partículas del exterior de la cabina, entre otros. 

Para identificar y solucionar correctamente los problemas de calidad del aire, es necesaria una herramienta que lea el nivel de concentración de partículas y su tamaño: el contador de partículas.

El informe extraído del contador de partículas permite que nuestros expertos puedan aportar a la empresa la solución adecuada para mantener la calidad del aire óptima.

De esta manera, una vez aplicadas las mejoras necesarias, se restablece la calidad del aire para evitar que las partículas puedan estropear el acabado de los trabajos, minimizando el rechazo de piezas, al garantizar un acabado sin imperfecciones.  

Por otro lado, se consigue un mayor control y eficiencia sobre los trabajos que se realizan, mejorando notablemente la productividad.

El mantenimiento de unos niveles de calidad del aire óptimos no solo puede reducir los costes relacionados con el tiempo de inactividad, sino que también reduce o elimina los gastos asociados a posibles reparaciones futuras.

Grupo Cartés es la única empresa española que cuenta con esta solución que permite el diagnóstico y la aplicación de las mejoras en los sistemas a través del contaje de partículas en tiempo real y de forma inmediata.